Aceite esencial de Árbol del té: ¿En qué casos usarlo?

Es uno de los pocos aceites esenciales que se pueden aplicar sobre la piel directamente sin necesidad de mezclarse con aceite vehicular, como de almendras dulces, de caléndula, de oliva, de argan o de rosa de mosqueta.

Aquí están las principales propiedades de este aceite, aunque el listado podría extenderse páginas y páginas.

 

Cistitis: plantas, suplementos, oligoelementos y aceite esencial para combatirla.

En cuanto detectamos síntomas de cistitis, es preciso obtener un diagnóstico a través de análisis. Ya sabiendo que se padece infección urinaria, puede controlarse a través de distintos recursos naturales y respetuosos con el organismo.

Para empezar, a través de distintas plantas. Son muchas las que se proponen en herbarios aunque yo destaco las cinco siguientes, sobre todo por sus capacidades depurativas, antibacterianas, antisépticas, diuréticas y antiinfeccionsas.
Puesto que mi intención es dejar un resumen no voy a ahondar en las propiedades de cada una de las plantas. Y una imagen vale más que mil palabras.

Abedul, gayuba, romero o ruscus se pueden tomar en infusión. Además, son recomendables los baños de asiento con infusión de gayuba, romero o tomillo.
Eso sí, importante durante el embarazo y la lactancia el control de las infusiones que se pueden ingerir. Por ejemplo, ruscus totalmente prohibida en ambos casos, y gayuba se descarta durante el embarazo y solo de uso muy esporádico en lactancia.
Si hay dudas sobre las plantas que pueden usarse durante la lactancia, siempre recomiendo la consulta en e-lactancia.

¿Otras opciones?

Comer arándanos rojos, tomar jugo de arándanos rojos o bien comprimidos preparados de dicho producto. De esta misma manera, en comprimidos, encontramos el extracto de semillas de pomelo.
Y cómo no, los simbióticos. Hay quien recomienda solo prebióticos o probióticos, ante lo cual me pregunto por qué quedarse a medias, pudiendo suplementarse con ambos al mismo tiempo: los probióticos.

Durante la infección urinaria, es recomendable la ingesta de dos oligoelementos: cobre y manganeso-cobre. Se puede tomar uno por la mañana en ayunas y otro diez minutos antes de la cena.
Si se sufre cistitis de repetición, mientras no haya infección se puede suplementar con una dosis de manganeso-cobre en días alternos.

Como colofón: el aceite esencial de árbol del té.
Para fortalecer el sistema inmune se aplica a la altura de la glándula timoidea (entre los dos pechos) y en los pies. Siempre mezclando con un aceite vehicular como, por ejemplo, el de almendras dulces.
Durante la infección se realizan baños de asiento en un vidé o similar: al agua se añade una cucharada de leche en la cual se diluyen tres gotas del aceite esencial. Se usa la leche porque ya se sabe que agua y aceite no se quieren.

Por supuesto hay muchos más recursos naturales aunque estos son los recomendados desde Naturopatía Femenina.

Síntomas de la Cistitis: la importancia de identificar la infección urinaria

La cistitis o infección urinaria es un mal común en nuestra sociedad, sobre todo en mujeres. Se estima que un 20% de las mujeres sufren, a lo largo de su vida, al menos una infección urinaria. Una de cada cinco. Y si no se ataca el origen o se elimina del todo la infección, se convierte en cistitis de repetición.
Por no hablar de la cistitis intersticial (o crónica), comunmente llamada síndrome de la vejiga dolorosa.

Es frecuente que, dadas las molestias y los dolores que se describan, se nos envíe directamente al ginecólogo, considerando que pueda ser un problema del sistema reproductor femenino. Eso supone retrasar el tratamiento y, por tanto, agravar la infección.
También sucede que se recete un genérico contra la infección urinaria pero ¿qué hay del origen de dicha infección? Si no se trata el desencadenante, volverá, sabemos bien que volverá, tal como pasa con la candidiasis.

Todo un mundo ¿verdad? Por eso es importante conocer los síntomas, para atacar rápido la infección y, sobre todo, su origen.

 Para saber más sobre infección urinaria y tratamientos naturales: Cistitis

¿Sabes en qué día estás? A la semana, al mes, añade tu ciclo.

Ante esta pregunta las respuestas acostumbran a ser “lunes” u “ocho”. Sin embargo, al ser mujer hay que añadir un calendario más: el de nuestro ciclo.

¿Puedes ahora contestar? Yo sí. Tras tiempo escuchando mi cuerpo, mis cambios, mis fases, identifico con facilidad en qué momento del ciclo me encuentro. Y eso me es muy útil para:

  • Comprender mejor mi cuerpo, mi estado de ánimo, mi energía en cada momento.
  • Fluir en mi día a día y en mis rutinas en paralelo a mi ciclicidad.
  • Identificar y aprovechar mis potencialidades en cada fase.
  • Preparar mi cuerpo para la siguiente fase, sobre todo si es una tan sintomática como la premenstrual o la menstrual.
  • Identificar y trabajar para devolver el equilibrio ante cualquier desarreglo menstrual o desajuste en el ciclo.
  • Adecuar mi alimentación, infusiones, suplementación y, en caso de sentirlo necesario, otros autocuidados o terapias, a cada fase.

A modo de ejemplo, soy consciente de que los tres primeros días de mi ciclo estoy agotada, mi cuerpo va más despacio y mi mente no puede correr. Emocionalmente estoy más sensible. Por ello cinco días antes empiezo con suplementación natural de vitaminas y minerales, refuerzo el sistema inmune y adelanto todas las tareas que puedan requerir más esfuerzo físico o creatividad. De esta manera puedo dedicarme a las tareas estrictamente necesarias e intransferibles. En el plano laboral me centro en tareas de reflexión e introspección, puesto que creativamente me siento más bloqueada.

¿La mejor manera de observarse y ser consciente de cómo es el ciclo de cada una? Tan sencillo como llevar un diario menstrual. Aunque pronto detallaré cómo hacerlo, sí adelanto que solo requiere cinco minutos al día y, por experiencia propia, recomiendo mantenerlo un mínimo de tres meses. Es interesante ir comparando similares días de distintos ciclos y revisar las diferencias existentes. De esta manera nos concienciamos de los cambios físicos, mentales y emocionales.

Este autoconocimiento y la observación de otras mujeres, es lo que me hace trabajar mano a mano, con las mujeres que se acercan a mi consulta, el equilibrio en su ciclo. Y es por esto mismo que todas aprendieran a fluir con él y sentir que su propia ciclicidad, lejos de ser un tormento, es un don que hay que aprovechar.

Y vosotras ¿sabéis en qué día os encontráis? ¿Os movéis en consonancia con vuestro ciclo? ¿O bailáis a distintos ritmos?

Semillas de chía, semillas de lino: ¿sabemos tomarlas?

¿Qué si sabemos tomar las semillas de chía o de lino? Basta con meterlas en la boca y masticar como el resto de alimentos ¿no?
Pues no.

¿Queréis saber por qué y cómo prepararlas correctamente? Mejor os lo explico en un vídeo:

No voy a hablar sobre sus propiedades puesto que son muchas y estupendamente explicadas en muchas páginas y publicaciones. Eso sí, ahora que ya sabemos preparar las semillas, aquí van unas ideas sobre cómo tomarlas:

– Molidas justo antes de comer, se pueden añadir a ensaladas, cremas, purés o sopas.

– También molidas, se reparten sobre pan con aceite o paté vegetal.

– Dejadas previamente a remojo, se añaden a un batido vegetal sin desechar nada del vaso del remojado.

– También previamente remojadas, se puede hacer un pudding: se dejan remojar en leche o bebida vegetal. Luego se añaden trozos de fruta, frutos secos, avena… Y si se desea endulzar: miel, panela, sirope de ágave… Múltiples opciones como desayuno o merienda.

Lo que también recomiendo es tomarlas, a poder ser, en crudo, sin pasar por cocción de ningún tipo (guisos, horneados…).

Ahora ya podéis tomar las semillas sabiendo que estáis aprovechando sus propiedades.

Manzanilla dulce: sus secretos y curiosidades

La manzanilla dulce se usa con mucha frecuencia, en infusión sobre todo, pensando en sus propiedades como calmante digestivo. Sin embargo tiene muchas más propiedades.

Dos curiosidades sobre la manzanilla.

La manzanilla amarga, de sabor más fuerte, tiene prácticamente las mismas propiedades aunque es más efectiva en indigestiones. De querer tomar esta, se puede reducir el amargor con estevia.

Y, la segunda, muy importante: que no os vendan paja por flor. ¿Qué quiero decir con esto? Os lo explico a continuación.

Espero que estos naturconsejos sean de utilidad.

El secreto para preparar correctamente las infusiones

Puedo hablar largo y tendido de plantas medicinales, de sus propiedades, de sus aplicaciones. Sin embargo de poco sirve si no se preparan correctamente. Por ello, me parece básico explicar de forma breve cómo preparar las infusiones dependiendo de la parte de la planta que utilicemos.

Por una parte tenemos las partes blandas: flores y hojas principalmente.

Por otra parte tenemos las partes duras: cortezas, semillas, granos, raíces, cáscaras. En este caso extraer los principios activos requiere una cocción distinta.

En poco más de tres minutos os quedará claro cómo proceder dependiendo de la planta y de la parte utilizada.

Bolsa de Pastor: planta reguladora y regenerante

Muchas son las plantas que pueden acompañar nuestros ciclos y ayudarnos a no sufrir, sino a fluir con nuestros procesos menstruales. Las vamos a descubrir poco a poco. Hoy es el turno de la capsella bursa pastoris, más conocida como bolsa de pastor o “pan y quesillo”.

Son muchas las propiedades, aunque solo menciono las más relevantes, y puede usarse a nivel interno:

Astringente: buena opción en caso de diarrea.

Cicatrizante: colabora en la rápida cicatrización de los tejidos internos.

Diurética: combate la retención de líquidos y se le da gran uso en infecciones urinarias.

Hemostática: reduce e incluso detiene hemorragias internas, desde leves fisuras o hemorragias nasales hasta sangrados abundantes, incluyendo menorragias (flujo menstrual excesivo) y metrorragias (sangrado fuera de la fase menstrual).

Hipotensora: colabora en la disminución de la tensión arterial.

Reguladora menstrual: al controlar sangrados excesivos o fuera de periodo.

Vasoconstrictora: reduce la luz de los vasos sanguíneos.

Como a nivel externo:

Cicatrizante: mediante emplastes y cataplasmas.

Hemostática: en cataplasma, frena el sangrado externo.

Vasoconstrictora: en crema, tintura o cataplasma, se usa en hemorroides, varices…

Muchas mujeres que padecen flujos menstruales excesivos, consideran que es algo normal. Justamente si tiene un nombre, menorragia, es porque se ha catalogado como una patología. No es algo con lo que haya que vivir, no es algo sin solución, y una de las maneras es a través de la fitoterapia.

Aquí tenéis una receta de tisana para combatir al mismo tiempo la menorragia y la dismenorrea (dolor menstrual).

A tener en cuenta que, como la mayoría de las plantas, muchos son sus efectos. Por ello también tiene contraindicaciones en caso de: embarazo, lactancia, tratamientos para controlar la tensión arterial, toma de anticoagulantes, tratamientos en alteración de tiroides, patologías del corazón (arritmias, taquicardias…), enfermedades renales (litiasis, insuficiencia renal…), tratamientos con antidepresivos. Es preciso consultar al especialista si se está recibiendo tratamiento farmacológico.

Os invito a leer más al respecto de esta planta y, como no, a probarla.

 

¿Estás preparada para este viaje?

Desde Naturopatía Femenina tengo el propósito de mostrar nuevos matices, nuevas perspectivas en relación a la naturaleza de la mujer.

 

No somos solo un cuerpo físico que sanar.

No somos solo una mente que ordenar.

No somos solo emociones que entender.

Somos cuerpo, mente y emociones.

Entendiendo la relación entre estos tres conceptos, somos capaces de alcanzar el equilibrio.

No nos centremos en detalles como una dolencia, un trastorno o una emoción. Juntemos esos detalles y observemos el conjunto. Ese conjunto nos muestra la armonía o la falta de ella. La que tenemos que perseguir.

Desempolvemos la sabiduría de mujer que tenemos tapada bajo capas de culpas, tabús, imposiciones sociales, creencias.

Usemos esa sabiduría de mujer para conocernos mejor, para entender nuestros ciclos, nuestros cambios. Para apreciar lo que nos agrada, para desechar lo que nos incomoda: para amarnos a nosotras mismas y fluir.

Aporto las herramientas, la información y sirvo de enlace para esa conexión.

Sin embargo el trabajo está en cada una de nosotras. Un trabajo personal que requiere trabajo, esfuerzo, sinceridad, valentía y paciencia.

¿Estás preparada para este viaje?